Fecha Actual:enero 23, 2022

Omicron deja un economía mundial fragmentada para el 2022

La variante Omicron gana impulso en Europa y Estados Unidos, los científicos están reescribiendo sus expectativas para la pandemia el próximo año. El Reino Unido tomó inesperada iniciativa en contra de los pronósticos subiendo sus tipos de interés a un 0.25% el jueves pasado 16 de diciembre. Es el segundo país luego de Nueva Zelanda se aumentar los tipos de interés bancarios en plena pandemia. La presión inflacionaria para Boris Johnson es una prioridad. Lagarde también publicó sus decisiones de tipos de interés manteniendo sin cambios.

Los países ya están volviendo a las medidas utilizadas anteriormente en la pandemia: restringir los viajes, volver a imponer los requisitos de máscaras, desaconsejar las grandes reuniones para las vacaciones de invierno. Si bien no ha vuelto al punto de partida, una gran parte del mundo necesitará vacunarse o exponerse al COVID para superar lo peor de la pandemia, dijeron a Reuters expertos en enfermedades.  Alemania ya se suma a esta iniciativa y el euro salió de sus niveles máximos en la jornada del viernes.

El mercado tomó sus ganancias en euros al cierre semanal a pesar de las buenas noticias y avances en la producción en Europa. EURUSD está operativo a la venta debajo de 1.1230 hasta 1.1220. y 1.1210. La esperanza compradora está limitada a que la apertura de mercado de lunes consiga cotizar sobre 1.1250. Caso contrario tenemos posibles mínimos anuales nuevos para la semana entrante. Dependerá de cómo evolucionen las decisiones de cierres económicos en Europa en las fechas festivas. De momento los inversores estaremos atentos en las ventas con precaución de mínimos anuales.

  GBPUSD consiguió testear los máximos de diciembre para luego volver a las cotizaciones de mediados de mes. El próximo nivel se encuentra en 1.3220. Debajo de este precio tendremos más presión vendedora hasta 1.3190. Los compradores no intervienen en estos niveles. Si la apertura del lunes logra sostenerse sobre 1.3250 existe posibilidad compradora para la semana entrante.

Los países ya están volviendo a las medidas utilizadas anteriormente en la pandemia: restringir los viajes, volver a imponer los requisitos de máscaras, desaconsejar las grandes reuniones para las vacaciones de invierno. Si bien no ha vuelto al punto de partida, una gran parte del mundo necesitará vacunarse o exponerse al COVID para superar lo peor de la pandemia, dijeron a Reuters expertos en enfermedades.

El dólar absorbió todo el pánico del mercado a último momento llegando a los compradores nuevamente a sus cruces. USDCAD consiguió una vez más cotizar a 1.29 en la última jornada del viernes. Los compradores podrían posicionarse sobre 1.29 hasta 1.2920. Mientras que si tenemos tomas de ganancias para el lunes o martes nos preparamos para ventas debajo de 1.2870 a 1.2850 y extensiones.  USDCHF recorrió sus intervalos compradores por tercera vez en la semana. Mientras tanto esperamos vuelvan los vendedores debajo de 0.9230 hasta 0.9215 y 0.92. USDJPY  consiguió mantenerse debajo de 114.0. Es posible que mantengamos estrategias  vendedoras debajo de 113.70 a 113.50 y 113.30. Si el mercado continúa presionando al dólar por la situación europea entonces cambiaremos a las compras sobre 113.80 a 114.0 y 114.20.

Las commodities de metal oro  y plata consiguieron un desempeño comprador durante la semana. El cierre de jornada semanal del viernes dado cierta paranoia en el mercado iniciada por el cierre de Alemania obligo a los compradores a retirarse a último momento.  En oro la cotización por debajo de 1800.0 no es óptima en estos casos para comprar.  Frente a una caída de 1795.0 comenzaremos a vender hasta 1788.0 y 1785.0. En plata las ventas podrían ser buena estrategia a partir de 22.30 hasta 22.20 y 22.10.  Los índices americanos SP500 y US30 también se sumaron a las ventas en pánico aunque solo hasta niveles del mes de diciembre. Estos mínimos mensuales preparan nuevamente la oleada de compradores para la semana entrante.

Algunos científicos no están completamente dispuestos a abandonar la esperanza de que algunas partes del mundo salgan de la pandemia el próximo año. Más de 270 millones de personas han sido infectadas con COVID, según la Organización Mundial de la Salud, mientras que se estima que el 57% de la población mundial ha recibido al menos una dosis de vacuna, lo que representa una protección potencial que no existía hace dos años.

«Incluso si esa inmunidad no es tan buena contra Omicron, no significa que no valga nada. Y esa inmunidad es más efectiva contra enfermedades graves que contra la infección», dijo el Dr. David Dowdy, un epidemiólogo de enfermedades infecciosas en Johns Hopkins.

Hasta ahora, la mayoría de los estudios que analizan la efectividad de las vacunas contra Omicron se han centrado en neutralizar los anticuerpos, que se adhieren al virus y evitan que ingrese e infecte las células. Los resultados de los análisis de sangre de personas completamente vacunadas muestran que Omicron ha aprendido a escapar de la neutralización; una dosis de refuerzo podría restaurar esa protección.

Share

Deja una respuesta